A la derecha girasol regado con vino Mencía, a la izquierda plantas regadas con Monastrell

De jardín y vino

0 comentarios Etiquetas: , , , ,

Ya no fumo” – es la frase que más voy a pronunciar en los próximos días. Ahora retomaré mi afición a la jardinería, que bien me relaja, y la meditaré con una copa de buen vino Monastrell. Miro el reflejo y el caer de las gotas por la copa, pienso que más puede hacer el vino por mi jardín además del éxito que he obtenido usándolo como fertilizante.

Sí, es cierto, he comprobado esta primavera y de primera mano cómo el vino ha actuado de fertilizante en mis plantas. Colores más vivos, hojas más verdes, menor ataque de insectos y un gran ahorro. Esta idea la desarrollé a partir de un artículo de La Voz de Galicia publicado en el 2010, que aseguraba que un vecino de Negreira (La Coruña) había conseguido que uno de sus girasoles creciera más de cinco metros regándolo solo con vino; tinto Mencía. Yo he probado desde enero, en un riego mensual, mezclar un vaso de vino Monastrell con cinco litros de agua… ¡éxito total! .La razón la desconozco, prometo investigarla. No obstante si alguien sabe de este gran descubrimiento, por favor, pido deje constancia en el apartado comentar de este blog.

A la derecha girasol regado con vino Mencía, a la izquierda plantas regadas con Monastrell

A la derecha girasol regado con vino Mencía, a la izquierda plantas regadas con Monastrell

¿He dicho que he dejado de fumar? Ah! Si…ohm…esto…la botella de vino Monastrell, la primavera, la caja de vino y ganas de vida. ¡Voy a darle un toque a mi jardín!, voy a fabricar diversas macetas para decorar el jardín; ¡que ya no fumo y ahora “jardino”!. Después de unas vueltas por la red he cogido algunas ideas. Un tonel para dar un toque a la entrada de la puerta, unas cajitas de vino de madera para dar colorido, y unas botellas de vino para macetas colgantes.

El tonel de vino

Este debe de ser de madera, nada de imitaciones de plástico que achicharren las raíces. Después de que un carpintero lo corte transversalmente le haremos cuatro agujeros en el fondo para que drene, y lo bañaremos a chorro. Colocaremos en el sitio final, pues al ser de gran tamaño pesará para posteriores traslados (esta parte se la suelen saltar algunos libros de instrucciones). Echaremos una capa fina de grava y encima tierra de la huerta hasta ¾ partes, la cubriremos con mantillo. Este macetón será ideal como objeto aislado. Plantaré en el centro un arbusto en forma de arbolito y torno a éste algún espécimen muy floripondio, quizás geranios. Maceta de tonel de vino

Las cajas de madera

De cava suelen ser más grandes. Estas las forraré con polietileno negro por dentro para que la madera, más débil que la del tonel, resista al menos unos tres o cuatro años. Orificios de drenaje al fondo; capa fina de arena y piedrecitas; capa gruesa de turba y capa de sustrato. Una jardinera ideal, la prepararé para la época estival, quizás para un huerto urbano que tan de moda está; quizás de fragancia a la terraza con petunias, begonias y alguna nicotiana. Caja de vino para maceta

La botella de vino

Además de servir como jarrón improvisado puede servirnos como macetero colgante. He visto en internet una idea que si bien me ha gustado, después la he desechado puesto que me ha parecido un poco peligrosa su construcción, además de poder ser un instrumento que puede llegar a ser incendiario por el efecto lupa del vidrio, al menos en el exterior de mi casa. No obstante dejo testimonio visual por si alguien le gusta para la sombra. Macetas colgantes de vino

En fin, como estaba diciendo…YA NO FUMO!!!

Saludos Zacalin.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *